RUT
Clave
Recuperar Contraseña
Buscar
Condenado hiere a gendarme y usa a juez como rehén para escapar desde tribunal - Fuente: El Mercurio, martes 14 de febrero de 2017
En estado de shock , desorientado y sin saber dónde iba quedó el juez de garantía de San Bernardo, Sergio Henríquez Galindo, luego que un reo peligroso se sacara las esposas, el peto de imputado y -amenazándolo con un arma que le había arrebatado a un gendarme- lo tomara como rehén para escapar.
 
El hecho, inédito en la historia policial reciente, ocurrió poco antes del mediodía de ayer. A esa hora, el gendarme segundo Enzo Lara Flores fue a sacar del calabozo del tercer piso al imputado Leonardo Azagra Valdivia (25), quien venía del módulo 12 del penal de Colina II para una audiencia donde su defensa pediría discutir la prescripción de una condena por un delito de hurto cometido en 2007, cuando era menor de edad.
 
Sin embargo, el reo, quien convenció al celador de su necesidad de pasar al baño, sacó de entre su vestimenta un cuchillo de unos 15 centímetros con el que le provocó cortes en la cara. En medio del forcejeo, le quitó su arma de servicio, según dijo el funcionario lesionado.
 
Con la pistola Taurus modelo PT 99, y el cargador de 15 tiros del vigilante, Azagra corrió e irrumpió en la sala de audiencia, donde apuntó en la cabeza al juez Henríquez y lo amenazó con matarlo si alguien se le interponía en su huida.
Lo usó como escudo para escapar. A esas alturas, según el informe de Gendarmería, ya se había iniciado el plan de contingencia del tribunal y se le dejó la pista libre para proteger la vida del magistrado.
 
El imputado -condenado también por un asesinato de 2011- bajó los tres pisos del tribunal arrastrando al juez. La presidenta de la Corte de Apelaciones de San Miguel, María Teresa Díaz, conversó luego con el magistrado y aseveró: 'Él se tiró al suelo para tratar de alguna manera evadir al sujeto y se dañó las rodillas'.
 
Iván Miranda, testigo de los hechos -pues aguardaba otra audiencia-, relató: 'De repente escuchamos gritos y los vimos bajando del segundo piso. El hombre armado nos apuntó a todos sacando al magistrado a rastras. Lo botó al suelo y siguió apuntando para adentro y escapó. Después que pasó todo, ayudaron a pararse al juez, pero no podía caminar. Estaba tiritando'.
 
Azagra hizo cuatro disparos a la salida del tribunal y corrió en dirección a la Plaza de Armas de San Bernardo. Según el informe interno de la entidad penitenciaria, ante el riesgo para la gente que estaba en los alrededores, no siguieron persiguiéndolo.
 
Carmen Valenzuela -quien vende mote con huesillos en la esquina del juzgado- afirmó que el delincuente 'se cayó en un lomo de toro y entonces empezó a disparar'.
 
Luego, el condenado hizo parar a un colectivo y, amenazando al chofer con una pistola, obligó a los pasajeros y al conductor a bajarse, y huyó en el vehículo. El taxi fue encontrado horas después en la comuna de El Bosque.
 
Pidió pasar al baño
 
¿Cómo pudo el detenido liberarse de sus grilletes y atacar al guardia con un arma cortante? El director regional (s) de Gendarmería, Alejandro Troncoso, aseguró que se cumplieron todos los protocolos. Y dijo que 'antes de entrar a la sala (de la audiencia), insistentemente, el interno solicitó al funcionario pasar al baño. Bajo nuestros protocolos, ante una necesidad biológica, se le accede soltándole una de sus manos de sus esposas'.
 
Fue allí cuando Azagra -según Troncoso- extrajo el elemento cortante y agredió de 'forma inmediata al funcionario, sin lograr que este pudiera evitarlo'.
 
Gendarmería dispuso un sumario administrativo interno para establecer que el proceso previo de revisión del reo se haya realizado. O que eventualmente, a través de otros mecanismos, el recluso haya conseguido el cuchillo.
 
El prófugo tiene que estar encarcelado hasta el 28 de junio de 2023 por homicidio calificado: durante la noche de Navidad de 2011 asesinó a una joven de 19 años. La llevó a la orilla del río Maipo, ella se resistió a ser violentada sexualmente y Azagra le azotó la cabeza contra unas piedras.
 
 Presidenta de la Corte de San Miguel: 'Jueces están indefensos'
 
'Siempre los jueces tenían temor por la estructura de los tribunales, porque no saben para dónde arrancar si enfrentan una situación como esta. Se habían enfrentado a gritos, pero no a una situación como esta, de sacarlo del estrado y amenazarlo. Esto nunca había ocurrido', dice la presidenta de la Corte de Apelaciones de San Miguel, María Teresa Díaz, luego del ataque que sufriera el juez Sergio Henríquez, quien está como interino desde octubre de 2016.
 
El hecho causó preocupación en el Poder Judicial, y la magistrada se constituirá hoy en ese tribunal para ver las medidas de seguridad. También, el Pleno decidió solicitar un informe al comité de jueces y al organismo penitenciario.
'Esto deja en evidencia que los jueces están bastante indefensos en ese aspecto, que la seguridad de Gendarmería es poca en cada juzgado', advierte Díaz.
 
El director (s) de Gendarmería, Maurice Grimalt, reconoce que 'efectivamente, estamos en un período en que bajan la cantidad de funcionarios', aunque afirma que eso no provocó la fuga.
 
Al respecto, el director de la Asociación Nacional de Suboficiales y Gendarmes, Carlos Fernández, detalla que 'en San Bernardo había 15 de una dotación de 18 funcionarios, y en ese tribunal, lo óptimo son 20 funcionarios. Estábamos por debajo del número de personal'.
 
Además, critica al Gobierno por su 'poca preocupación'.
 
'Es un hecho grave, pero aislado. Estamos preocupados de la seguridad e integridad de todos nuestros jueces y funcionarios'.
HUGO DOLMESTCH
Presidente de la Corte Suprema
 
Dos casos similares
 
8 de mayo de 1998 Una violenta fuga de 16 presos se produjo en el edificio de los juzgados del crimen de la avenida España 503. El entonces juez Mario Rojas y otros funcionarios judiciales fueron golpeados.
 
Tras el hecho, se comprobó la suplantación de identidad de los prófugos, quienes llegaron al tribunal simulando ser otros reos. Luego de la identificación de algunos de ellos, se corroboró que los fugados eran de alta peligrosidad.
 
El incidente dejó a tres gendarmes lesionados con arma blanca y a un carabinero con una herida a bala en un hombro.
 
Los delincuentes fueron capturados semanas después.
 
2 de octubre de 2008 Dos imputados se fugaron en medio de una audiencia en el Centro de Justicia, la que no contaba con gendarmes custodiando la sala. Incluso, la fiscal de esa causa, Ana Quintana, salió persiguiéndolos. Ambos fueron encontrados momentos después de haber huido, a seis cuadras del edificio.
 
Los dos hombres estaban acusados de un robo con intimidación a un local de abarrotes en la comuna de El Bosque, donde sustrajeron dos máquinas tragamonedas. 
Volver
webpay
Inscripción en linea
E-CERTCHILE
Revista N° 68
Diciembre 2016
PRO BONO
DLE
USS
UANDES
Poder Judicial2
MICROJURIS
Tramitación Electrónica
Los Martes al Colegio