Articulos / Noticias

Corte Suprema elige a Ministro Haroldo Brito Cruz como Presidente del máximo tribunal para el bienio 2018-2019

22 de diciembre 2017

La Corte Suprema escogió hoy -viernes de 22 diciembre de 2017-  al ministro Haroldo Brito Cruz como presidente del máximo tribunal del país para el bienio 2018-2019 en reemplazo del ministro Hugo Dolmestch Urra. El ministro Brito Cruz nació en Valparaíso el 16 de noviembre de 1948 y cursó estudios superiores en la Universidad de […]

La Corte Suprema escogió hoy -viernes de 22 diciembre de 2017-  al ministro Haroldo Brito Cruz como presidente del máximo tribunal del país para el bienio 2018-2019 en reemplazo del ministro Hugo Dolmestch Urra.

El ministro Brito Cruz nació en Valparaíso el 16 de noviembre de 1948 y cursó estudios superiores en la Universidad de Chile, sede Valparaíso, carrera de la que egresó en el año 1974. Asumió como ministro del máximo tribunal el 25 de junio de 2008.

El magistrado inició su carrera judicial el 5 de noviembre de 1971 como oficial segundo del Tercer Juzgado del Crimen de Valparaíso. En marzo de 1975 asumió como juez titular del Primer Juzgado de Letras de Los Andes  y el 21 de julio de 1976 como relator titular de la Corte de Apelaciones de Santiago.

El 24 de abril de 1980 fue nombrado juez  del Segundo Juzgado del Crimen de Viña del Mar y el 30 de agosto de 1984 inició funciones como  juez titular del Segundo  Juzgado del Crimen de Santiago.

El 22 de mayo de 1989 se convierte en  relator titular de la Corte Suprema, cargo en el que estuvo hasta el 11 de enero de 1996, fecha en que llegó al cargo de ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, tribunal de alzada del que fue presidente desde el 1 de marzo de 2008 hasta su fecha de asunción en la Corte Suprema.

El ministro Brito Cruz tiene estudios de posgrado en  Derecho Penal en la Universidad de Chile (sede Valparaíso); en Derecho Civil en la Universidad de Chile; Diplomado en Derecho Intenacional de los Derechos Humanos en la Academia de Derecho Internacional de La Haya; Diplomado en “Estado de Derecho y reforma de la justicia” en las universidades de Chile y de Heildelberg y con estudios de postgrado en Derecho Constitucional en la Universidad de Salamanca, España.

El nuevo presidente tiene, además, una vasta trayectoria académica que comenzó como ayudante del profesor Manuel Rivacoba y Rivacoba en la cátedra de Derecho Penal de la Universidad de Chile (sede Valparaíso). Además, ha sido profesor titular de Derecho Procesal Penal en las universidades Central, Nacional Andrés Bello, Alonso de Ovalle, y de La República. Profesor de Derecho Penal y Procesal Penal en la Escuela de Carabineros de Chile y de los diplomados y magister en las universidades Central, de la República y Católica del Norte y Talca.

Asimismo, desarrolló una destacada carrera en el ámbito gremial siendo presidente de la Asociación Nacional de Magistrados en dos periodos (1992 a 1996 y 1998 a 2000); presidente de la Federación Latinoamericana de Magistrados entre 1993 y 1996  y vicepresidente la Unión Internacional de Magistrados entre 2004 y 2006. Además, desde el año 1989  ha ejercido diversos cargos en el Instituto de Estudios Judiciales “Hernán Correa de la Cerda”.

El ministro Brito fue Consejero de Academia Judicial entre los años 1995 y 1999; integrante de las salas Constitucional, Penal y Laboral Mixta de la Corte Suprema.

Declaraciones
El actual presidente de la Corte Suprema, Hugo Dolmestch, presentó al ministro elegido, informando que en la votación de pleno obtuvo 14 votos, mientras que Guillermo Silva recibió 6 preferencias y Carlos Aránguiz 1.

El presidente electo realizó un punto de prensa y  estas son sus declaraciones:

Motivaciones al asumir
“Este proceso de modernización del Poder Judicial es un proceso que viene ya desde hace mucho  años, que ha contado con la participación de muchísimos presidentes, muchísimos ministros y muchos jueces, con el interés de la academia de nuestro país. Las universidades son las que hablan de reformas en el Poder Judicial, de nuevas formas de procesos, de nuevos criterios de solución a los conflictos jurisdiccionales. El desarrollo de las ciencias jurídicas  es muy fuerte  y ese desarrollo también está en la Corte Suprema. Las respuestas,  la calidad, el contenido de las respuestas que da la Corte Suprema hoy son consecuencias  del desarrollo y el interés por alcanzar mejores y mayores niveles  de excelencia profesional. Ese propósito es el que a mí me motiva  y en el que yo quiero persistir”.

Cambio de gobierno y caso bombas
“La llegada de un nuevo gobierno a la administración del Estado es una cuestión que tiene que ser enfrentada desde la perspectiva de la cooperación y coordinación entre los distintos poderes del Estado. Ciertamente eso se ha dado y tendrá que seguir dándose. Los temas de orden jurisdiccional son temas particularmente complejos, los juicios son  de muchísima trascendencia y precisamente son esos desafíos ineludibles que enfrentan los tribunales que se desarrollan iplinarias  discplñinartias rrollando poco a poco. ch a tenber una solucicado  y se podrán enfrentar precisamente luego del trabajo de modernización que se ha venido haciendo. (…) De tal modo que son cosas y problemas fuertes que hay que enfrentar y bueno,tengo la absoluta convicción que los jueces a quienes corresponderá resolver desde una perspectiva personal lo harán conforme a sus capacidades. Se dispone de una judicatura que tiene que  entenderse tranquilizadora aún con esta clase de conflictos jurisdiccionales que pudieren parecer  de muchísima dificultad”.

Transparencia en las decisiones de Pleno
“Es claro que siempre se ha progresado a los efectos que las resoluciones y los razonamientos que hace el tribunal pleno y sus preocupaciones sean compartidas. Ciertamente el pleno está en las condiciones que usted señala y bueno, será otra de las cosas que habrá que pensar   y creanme que de alguna manera alguna pregunta así ya nos hemos hecho en conjunto con los demás ministros a este respecto, pero las cosas se van desarrollando poco a poco”.

Reformas al sistema penal y civil
“Está todo el ambiente jurídico -por decirlo así- y la universidad está consciente que es necesario alcanzar y solucionar el tema de la vejez ya del código penal. Es necesario reemprender el proceso de instalación de un código procesal civil distinto al que tenemos,  en el que esté privilegiado las mayores capacidades de los adversarios dentro del proceso, la oralidad en lo civil es posible y beneficiosa. La mayor prontitud y participación de las partes dentro del proceso oral es una muy buena condición. De tal suerte que ahí hay dos aspectos que son fundamentales. Todos conocemos de los esfuerzos que se han hecho en materia penal y en materia del proceso civil  y seguramente tendrán que ser renovados luego de haberse paralizados”.

Sistema disciplinario
“La cuestión disciplinaria tiene sus ribetes. Lo que me llama la atención es la convicción de que la cuestión disciplinaria estuviese  abandonada por parte de los tribunales. Se ejerce la función disciplinaria  con muchísima frecuencia y yo creo que tenemos una reacción  y una entidad de sanción con llamados de observación que nos permite entender que la regla general es el buen comportamiento, y el desarrollo de acciones disciplinarias una excepción si vemos el número de personas involucradas. Lo disciplinario es un tema que esta corte ha venido también enfrentando y se han ido incorporado una serie de criterios jurídicos que constituyen verdaderos principios y criterios rectores para el desempeño de la actividad disciplinaria. Es un campo en el que hay que trabajar, pero no podemos pensar responsablemente que es una cuestión abandonada”.

Cierre de Punta Peuco
“Ese es un tema bastante particular pero son las potestades de la Presidencia de la República. El control del cumplimiento de la sentencia no está entregado en este momento al sistema de justicia. En otros países sí lo está. En estas circunstancias, el que tiene a su cargo el tema tendrá que tener una posición. No es bueno, no obstante los deberes de coordinación  entre los distintos poderes del Estado, que uno opine sobre cosas sobre las que no tiene tuición alguna. No creo yo que sea significativo  una notificación de criterio de esta manera”.

Tribunales militares
“Yo he votado en el tribunal pleno, junto a otros ministros, que entendemos que el sistema de justicia  no requiere de un sistema de justicia militar especializada separada de la justicia civil. No hay una decisión del tribunal pleno sobre esta materia, pero hay muchísimas opiniones en el sentido. La jurisdicción se caracteriza por  el criterio de unidad, de la plenitud y se entiende que es una cuestión que puede tener otra solución de la que nosotros conocemos tradicionalmente”.

Delitos terroristas
“La reacción estatal frente a esta clase de delitos tiene un conjunto de soluciones objetivas que tienen que ser atendidas. La cuestión pasa por que la jurisdicción se resuelve con un material objetivo, ineludible que es la ley, de tal suerte que son cuestiones legales.Los tribunales deben aplicar la ley vigente y realizar interpretaciones que contengan criterios de constitucionalidad y criterios de derechos fundamentales. Es ese material el que tiene que ser aplicado caso a caso”.

Sename
“El tema del Sename está siendo estudiado, ha sido objeto de todo este proceso de críticas y preocupación social respecto de los niños y ciertamente yo entiendo que los esfuerzos por sacar a esos niños y adolescentes de la situación en que se encuentran son procesos serios. Yo vengo observando que hay una discusión y el Poder Judicial ha evacuado sus informes y  ha preparado sus estudios y creo que es un tema evidentemente fuerte y tendremos que esperar algo mas de tiempo para tenber una solución definicitva, pero yo tengo la certeza que hay un compromiso por entender que esa situación tiene que ser superada y eso me parece que es un criterio que debe ser”.
Ver transmisión de Punto de Prensa

Fuente: Poder judicial, 22 de diciembre de 2017