Articulos / Noticias

Dolmestch hace mea culpa por Sename: “Tenemos dudas de que a lo mejor no se realizaron las visitas o el seguimiento”

3 de enero 2018

Presidente de la Corte Suprema al ser consultado por la muerte de menores de estos recintos:
El Pleno decidió enviar una carta a la Presidenta de la República para advertirle su preocupación por el cierre de recintos y porque las derivaciones de menores que hacen los jueces no pueden ser cumplidas.
Hugo Dolmestch volverá a la Sala Penal tras dejar la presidencia.

“Satisfecho y tranquilo”, de esta manera definió el Presidente de la Corte Suprema, Hugo Dolmestch, su gestión de dos años en un desayuno de despedida con los periodistas del Palacio de los Tribunales. Esto, a seis días de que asuma su sucesor: el ministro Haroldo Brito el próximo 8 de enero.

Como ha sido la tónica durante su período a la cabeza del máximo tribunal, el supremo no evadió ninguna pregunta a la hora de realizar un balance.

Y ante la consulta de “El Mercurio” hizo un mea culpa por la realidad del Sename y la muerte de menores, como el caso de LissetteVilla.

“Nosotros tal vez siempre pudimos haber advertido las dificultades. Tenemos dudas de que a lo mejor no se realizaron las visitas o el seguimiento que deberíamos haber hecho, por la vía de los tribunales de familia o de garantía. Tal vez, por razones de sobrecarga también”.

“Si usted me habla de mea culp, capaz que también haya existido un poco de falta de decisión y determinación en un momento”, dijo el presidente.

Carta a la Presidenta

En tanto, el Pleno de la Corte Suprema resolvió enviar una carta a la Presidenta de la República en la que le manifiesta su preocupación ante el eventual cierre de recintos del Sename, y porque las resoluciones de los jueces de familia no pueden ser cumplidas por la demora de atención; por ejemplo, en caso de maltrato y abuso sexual infantil; como tampoco en las prestaciones dirigidas a niños, niñas y adolescentes vulnerados en sus derechos.

Este problema se está suscitando por el cumplimiento del artículo 80 bis, de la ley que crea los Tribunales de Familia, cuyo objetivo es el aseguramiento de cupos para el sistema residencial de protección o la red de atenciones de salud ante vulneraciones graves de derechos.

Los jueces de familia han masificado la utilización de la norma (80 bis) a programas ambulatorios, que son los que están en listas de espera.

Así lo hicieron ver algunos supremos en sus informes de visita de las Cortes de Apelaciones del país, en los que se repetía la preocupación de los jueces de familia. Esto gatilló que por segunda vez, durante la gestión de Dolmestch, se enviara una misiva a la Presidenta, la que le fue comunicada ayer durante la visita que le hizo Dolmestch al mediodía en La Moneda para despedirse.

“Hay preocupación nuestra en relación a que la legislación actual y los proyectos que se envían no tienen la tramitación que se requiere en relación con los menores. Eso nos afecta. Si nosotros no sabemos cuál es la capacidad de recepción en las casas de residencia, nuestros jueces tienen dificultad para enviar a los menores a un tratamiento y régimen determinado”, sostuvo.

El magistrado explicó que en la práctica se están produciendo algunas limitaciones en cuanto al tratamiento de menores en las residencias. “Hay cierres de residencias, se están restringiendo lugares donde los niños puedan resolver dificultades y que los jueces puedan ver ejecutadas sus decisiones. Eso nos tiene preocupados, y se lo vamos hacer saber (a la Presidenta)”.

La “desatención”

Esta no es la primera que le envían una carta a la Presidenta. En noviembre de 2016 manifestaron su preocupación por la “desatención” hacia este poder del Estado por la paralización de proyectos de ley sobre temas judiciales.

Sobre este episodio con la Mandataria, Dolmestch sostuvo ayer que el “resultado fue magnífico”, y que si bien a la jefa de Estado no le molestó la misiva “sí le afectó porque no pensaba que había ese grado de percepción nuestra. Ella reaccionó muy bien e instruyó a quienes correspondía”.

Ello solucionó el congelamiento de los sueldos y el proyecto del incentivo al retiro saldrá en este Gobierno, afirmó Dolmestch

Menos Centros

Dolmestch apuntó que hay cierres de residencias y eso les preocupa. Sename ordena sumario tras denuncia de ministro De la Barra por anomalías en recinto penitenciario

El 21 de diciembre pasado, cerca de las 9.30 horas, el ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago Guillermo de la Barra llegó a realizar la visita semestral de cárceles, en esta ocasión al establecimiento penitenciario Centro Metropolitano Norte, comuna de Tiltil, a cargo del Sename.

Estos jóvenes se encuentran privados de libertad bajo la ley de Responsabilidad Penal Adolescente.

El magistrado detectó diversas anomalías lo que obligó al presidente (s) de la Corte, Alfredo Pfeiffer, a tener que adoptar medidas por la “gravedad” de la situación y a solicitar al Sename un informe.

A la hora que llegó, los jóvenes se encontraban aún recluidos en sus piezas o celdas. Ahí se enteró que el desencierro de éstos era a las 10:00 horas, y no a las 07:00 de la mañana como es habitual.

La explicación que le dieron era por la paralización parcial de actividades de los funcionarios del Sename, lo que se arrastraba desde hace más de un mes y medio, y por la cual comenzaban a ejercer sus funciones a las 11:00 horas.

El otro problema detectado fue con la alimentación de los jóvenes, que reclamaban que tenían hambre, ya que desayunaban pasadas las 10:30 horas y su última comida había sido a las 20:30 horas; es decir, casi 15 horas de ayuno, sin ingerir alimento. Los recluidos también denunciaron que en cinco ocasiones les entregaron postres vencidos.

“Que atendida la gravedad de ello, se instruirá sumario administrativo con la finalidad de determinar las eventuales responsabilidades administrativas que al respecto puedan existir”, informó la directora del Sename, Solange Huerta, a la Corte.

También adoptaron medidas preventivas de solicitud de monitoreo sistemático a través de supervisores regionales del cumplimiento de la rutina de actividades principales asociadas a los derechos fundamentales de los jóvenes, ante una eventual movilización en el futuro; y se terminó la paralización el 27 de diciembre.

Fuente: El Mercurio, miércoles 03 de enero de 2018