Articulos / Noticias

Presidente del Tribunal Constitucional fue agredido en la calle al término de audiencia

20 de diciembre 2018

Iván Aróstica transitaba por Huérfanos tras concluir exposiciones por la reforma al sistema de libertades condicionales:
El magistrado interpuso ayer una denuncia ante Carabineros y hoy presentará una querella por lo ocurrido, al igual que el Ministerio del Interior.
Efectivos de Fuerzas Especiales intentaron repeler sin éxito las agresiones de un grupo de jóvenes que le tiraron latas de bebida y botellas de agua al titular del TC.

Golpes de puño en su cara, patadas mientras lo tiraron al suelo e insultos recibió ayer, cerca de las 20:00 horas, el presidente del Tribunal Constitucional (TC), Iván Aróstica, por un grupo de manifestantes que estaban afuera del organismo cuando transitaba por la calle Huérfanos camino a su auto.

Minutos antes habían terminado en el tribunal las audiencias públicas en las que expusieron 19 representantes de diversas agrupaciones, a favor y en contra del requerimiento interpuesto por diputados y senadores de la UDI y RN, con el que se busca declarar inconstitucional un artículo de la reforma al sistema de libertades condicionales para condenados en causas de violaciones de los derechos humanos que pone restricciones para el beneficio: haber cumplido al menos dos tercios de la pena y que puedan demostrar colaboración sustancial y arrepentimiento.

“Viejo cu…”, fueron parte de los insultos que recibió el ministro Aróstica mientras caminaba por la calle hasta llegar a Huérfanos 1294, un poco antes de Teatinos, donde recibió las primeras agresiones de parte del grupo de manifestantes.

“Me tiraron al suelo, donde me pegaron patadas”

“Primero me golpearon por la espalda. Después me tiraron al suelo, donde me pegaron patadas. Recuerdo que me pegaron en la cara y en la cabeza con algo plástico”, explicó Aróstica a “El Mercurio”, mientras se encontraba realizando la denuncia en la Tercera Comisaría de Santiago, pasadas las 20:00 horas.

Su relato coincide con un video de 53 segundos que tiene Mega, en el cual se observa al ministro solo, tratando de contener a los jóvenes agresores, y cuando lo empujan al suelo y le pegan patadas. Casi a los 20 segundos llegan efectivos de Fuerzas Especiales de Carabineros para protegerlo.

Pero las agresiones no concluyeron. Pese a la presencia de la policía, le lanzaron botellas plásticas y latas. Un hombre intentó golpearlo con un palo que tenía una bandera negra.

Todo esto, mientras se escucha a una mujer pedir que se calmaran y a otros jóvenes intentar defender al magistrado.

Una vez que logró salir del lugar, se subió a su auto rumbo a la Tercera Comisaría de Santiago, donde realizó la denuncia. Según adelantó a “El Mercurio”, hoy presentará una querella en contra de todos los que resulten responsables.

“Encuentro insólito a los niveles a los que hemos llegado en el país, que se esté agrediendo a los ministros. Esto demuestra la forma precaria en la que estamos haciendo justicia”, afirmó anoche Aróstica.

Apoyo del Gobierno

El presidente del TC recibió ayer el apoyo de sus pares y también un llamado del ministro del Interior, Andrés Chadwick, quien le aseguró que el Gobierno se querellaría por las agresiones.

Un hecho similar ocurrió con el ministro del TC Domingo Hernández, quien fue atacado en agosto de 2017 tras los alegatos por el proyecto de despenalización del aborto.

Recién a las 22:50 horas pudieron abandonar las dependencias del TC -luego de que los manifestantes se retiraran- algunos de los abogados que expusieron ayer en las audiencias; entre ellos, Raúl Meza, que defiende a militares condenados en delitos de lesa humanidad, y también la excandidata a diputada de la UDI Loreto Letelier.

Anoche, La Moneda deploró el ataque a través de un Twitter del ministro de la Segpres, Gonzalo Blumel. “Absolutamente repudiable e inaceptable la agresión al presidente del Tribunal Constitucional, Iván Aróstica. La violencia nunca tiene justificación y no es compatible con la democracia. Como gobierno, pediremos a la justicia sancionar estas cobardes agresiones”.

Fuente: El Mercurio, 20 de diciembre de 2018