Articulos / Revista

Música
Siete maravillas musicales

6 de mayo 2019

En tiempos de la antigüedad helénica era una costumbre arraigada que sus exploradores, sabios, filósofos y escritores viajaran fuera de Grecia, tomando contacto con distintas y avanzadas culturas como Egipto, Babilonia o Persia. Como resultado de estas peregrinaciones, a través del tiempo se crearon diversas listas con detalles de palacios, edificios, tumbas y construcciones de […]

En tiempos de la antigüedad helénica era una costumbre arraigada que sus exploradores, sabios, filósofos y escritores viajaran fuera de Grecia, tomando contacto con distintas y avanzadas culturas como Egipto, Babilonia o Persia. Como resultado de estas peregrinaciones, a través del tiempo se crearon diversas listas con detalles de palacios, edificios, tumbas y construcciones de excepcional calidad, nóminas a las que se le dio el nombre de “themata”, que en griego significa cosas que necesariamente hay que conocer. Este es el origen de lo que se ha dado en denominar Las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, listado confeccionado por diferentes autores, entre otros, los historiadores Diodorus Siculus y el gran Heródoto.

Al respecto, es dable recordar que tales maravillas eran las siguientes: en primer lugar, la Gran Pirámide de Gizeh, en Egipto, edificada en el año 2561 a.C. por orden del faraón Keops, y la única de estas maravillas existente en la actualidad. Las restantes están constituidas por los Jardines Colgantes de Babilonia, hoy Irak, construidos por el rey Nabucodonosor II; la Estatua de Zeus, en Olimpia, Grecia, obra del escultor Fidias; el Templo de Artemisa en Éfeso y el Mausoleo de Halicarnaso, en la actual Turquía; el Coloso de Rodas en Grecia, y el Pharo de Alejandría en Egipto.

Según es de conocimiento general, cada cierto tiempo los músicos, críticos y aficionados a la música selecta confeccionan listas de las que serían las Siete Maravillas de la Música a través de la historia, consistentes en las mejores obras de los más célebres compositores, habida su calidad y trascendencia. De esta forma se efectúa un símil con las de los antiguos helenos.

Obviamente estas nóminas no concitan la unanimidad de pareceres, no obstante lo cual al menos se estima que, en general, una de las más aceptadas sería la siguiente: en primer lugar, la “Sinfonía Nº9 Coral”, de Ludwig Van Beethoven, cuyo coro final, basado en la “Oda a la Alegría” de Schiller, se ha constituido en un verdadero himno a los derechos de la humanidad, y en el que se inspiró Gustav Mahler para componer sus sinfonías corales.

En segundo lugar, y sin lugar a dudas, existe una gran coincidencia en que la “Pasión según San Mateo”, del gran Johann Sebastian Bach, es una de las obras más trascendentes de todos los tiempos, dada su fuerza dramática, espiritual y emocional y su perfección técnica. Cabe recordar que el genio de Félix Mendelssohn fue quien redescubrió y dirigió en 1829 esta composición, la que por mucho tiempo se encontraba absolutamente olvidada.

En tercer lugar, y por la importancia trascendental para la evolución de la música moderna, se incluye la “Consagración de la Primavera” de Igor Stravinsky, estrenada en París en 1913, en razón de su revolucionaria música de vanguardia.

En cuarto término, se menciona el ciclo “El Oro del Rhin” y también la ópera “Tristán e Isolda” del gran Richard Wagner, genio absoluto que no solo componía la música de sus obras, sino también escribía los libretos y diseñaba los vestuarios y escenarios de las mismas.

En quinto lugar, se suele ubicar la célebre “Misa en Si Menor” (1733) del antes referido Johann Sebastian Bach, considerada como una de las más excelsas manifestaciones de arte religioso de todos los tiempos.

En el sexto lugar, el sublime oratorio “El Mesías” (1742) del célebre G. Friedrich Haendel, el cual, al decir de los especialistas constituye uno de los mayores testimonios humanos de fe y de recreación del Nuevo Testamento.

Y, finalmente, en séptimo término, existe una general aceptación respecto a las óperas “Las Bodas de Fígaro” y “La Flauta Mágica” de Wolfgang A. Mozart, una de las personalidades más geniales de todos los tiempos.