Articulos / Noticias

Tribunales reciben informe de cumplimiento de condena del sacerdote John O’Reilly

11 de diciembre 2018

Gendarmería:
Inminente salida del país del religioso de los Legionarios de Cristo.

Gendarmería de Chile envió ayer el informe de cumplimiento de condena del sacerdote John O’Reilly a los tribunales de Justicia.

El sacerdote de los Legionarios de Cristo fue condenado a cuatro años de libertad vigilada intensiva, por abuso sexual reiterado a una alumna de seis años del colegio Cumbres.

El Cuarto Juzgado de Garantía debe fijar en las próximas horas una audiencia para dar por cumplida la pena. En ese momento debería reactivarse el decreto de expulsión que la Corte Suprema validó el año pasado, que pesa sobre el sacerdote irlandés que había conseguido la nacionalidad chilena por gracia en 2008 y que le fue cancelada tras la sentencia.

“El padre John puede irse voluntariamente o esperar el decreto de expulsión”, afirmó su abogado, Cristián Muga. Y explicó que la decisión no pasa de esta semana.

-¿En qué está él en estos momentos?

-Está esperando que lo aconsejemos acerca de lo que debe hacer. Hay más personas cercanas que están opinando.

-Ayer trascendió que pretendería irse a Italia…

-Son puros inventos. Una vez que se tome una decisión, él implementará una forma de comunicar cuáles son sus sentimientos y lo que hará. Por ahora estamos empeñados en ofrecerle alternativas suficientes para poder tomar una decisión.

-Pero usted dice que hay dos: o se va o espera el decreto de expulsión.

-Hay otras posibilidades que estamos buscando.

El abogado de la familia de la víctima, José Ignacio Escobar, recordó que en 2015 O’Reilly ya interpuso un recurso de protección. La Corte de Apelaciones de Santiago lo acogió en septiembre de 2016, pero en mayo de 2017 fue revocado por la Corte Suprema, que estimó que tras perder su nacionalidad por gracia pasó a ser un extranjero con una situación migratoria pendiente, lo que faculta al Ministerio del Interior a decretar su salida por haber cometido un delito grave.

Fuente: El Mercurio, martes 11 de diciembre de 2018