Articulos / Noticias

Declaran culpable a Rafael Garay por estafas reiteradas por cerca de $1.300 millones

9 de octubre 2018

La sentencia se conocerá el próximo 18 de octubre:
Fiscalía pide seis años de prisión efectiva. Su defensa, en tanto, solicitó una condena de cuatro años bajo el régimen de libertad vigilada intensiva.
Durante la lectura de condena se observó a Garay muy sereno. En su intervención, de casi siete minutos, primó un tono reflexivo.

“Primero, decir claramente que les pido perdón a las víctimas. Afecté a varias personas, como hemos visto a lo largo del juicio, donde he podido profundizar este sentimiento de responsabilidad, de culpa, de arrepentimiento y también de vergüenza (…) y tomar el compromiso de esforzarme por tratar de reparar el daño causado”.

Con un rostro enjuto, la mirada fija y serena, sus manos esposadas entrelazadas sobre el mesón de acusados junto a su abogado, Rafael Garay ofreció ayer disculpas a sus víctimas durante poco más de siete minutos, donde también tuvo palabras para su pareja e hijo, y a las personas que ofendió, a los enfermos de cáncer y sus familias, en -lo que describió- “10 o 15 años de una vida desastrosa”.

Todo, al inicio de la audiencia en que se conocería el veredicto en su contra en el 2° Tribunal Oral en lo Penal de Santiago, el que lo declaró culpable del delito de estafas reiteradas contra 29 víctimas y cuyo perjuicio alcanzó a cerca de $1.300 millones.

En la resolución, el tribunal detalló que desde el segundo semestre de 2011 hasta junio de 2016, Rafael Garay “percibió los dineros (…) sin nunca haber tenido real intención de invertir tales fondos, sino solamente apropiarse de estos para fines personales, ocultando sus reales intenciones en la apariencia de la sociedad que representaba y en su prestigio profesional, factores que utilizó en función de que los fondos no se devolvieran a sus clientes y valiéndose de diferentes excusas para el incumplimiento en el pago”.

Y continuó: “las especiales y personalizadas formas en que el acusado fue ganando la confianza de los afectados y renovándola a través de distintas argucias (…) constituyen valores conductuales que resultarán decisivos al momento de abocarse a la determinación exacta del quantum punitivo”.

El abogado defensor de Garay, Daniel Celis, descartó que hubiera algún daño psicológico a las víctimas y solicitó la consideración de tres atenuantes. Esto, argumentando que Garay sí realizó una reparación económica a las víctimas, de acuerdo a sus posibilidades, y que colaboró en el proceso de esclarecimiento de los hechos, al volver desde Rumania a Chile, además de la irreprochable conducta anterior.

Pidió una pena de 4 años de libertad vigilada intensiva, insistiendo en la reparación celosa del mal causado, producto de la entrega de alrededor de $22 millones.

“Es absolutamente todo lo que tenía, y ya los entregó a las víctimas, y ya no tiene un peso más para reparar”, subrayó, agregando que “lo que señala la ley es que la reparación debe ser celosa en cuanto a la capacidad que tiene el imputado en ese momento”.

$697 mil para cada víctima

Tras la lectura, la fiscal Alicia Ascencio mantuvo, por su parte, la solicitud de pena de seis años de presidio efectivo, reconociendo solo la atenuante de irreprochable conducta anterior. “Entendemos que no hay colaboración sustancial al esclarecimiento de los hechos”, dijo, apuntando al viaje de Garay a Rumania. “Debería haberse quedado en Chile, haberse autodenunciado -agregó-, pero en vez de eso prefirió vender sus vehículos en $200 millones para huir”. También rechazó la consideración de la “reparación celosa del mal causado” para pedir una rebaja en la pena. Lo anterior, haciendo referencia a los cerca de $20 millones que se logró recuperar de lo defraudado.

“Lo que hay es un remate forzoso de un inmueble en desuso en Recoleta, y un aporte que hace durante la investigación para las víctimas, que constituyó una suma para cada uno de $697 mil, habiendo estado en condiciones de reparar debidamente (con la venta de los autos) por un monto cercano a los $7 millones, y no lo hizo”, afirmó la fiscal.

En la instancia, el abogado querellante y ex fiscal nacional, Sabas Chahuán, asismismo, rechazó las atenuantes, considerando que “aparte de los ardides y el astuto despliegue de medios engañosos, hay un total desprecio por el mal que causa, porque hay una afectación psicológica a todas las víctimas”.

La sentencia para Garay se conocerá el jueves 18 de octubre.

Posibles atenuantes
La fiscalía rechaza dos atenuantes invocadas por la defensa: la reparación “con celo” del mal causado y la colaboración efectiva para aclarar los hechos. Solo le reconoce la “irreprochable conducta anterior”.

Fuente: El Mercurio, martes 09 de octubre de 2018