Articulos / Noticias

Universidad Andrés Bello abre sumario a decano de Derecho por denuncias de acoso a profesores

11 de mayo 2018

Estudiantes piden inhabilidad de Juan David Terrazas:
La casa de estudios dijo “que rechaza todo tipo de abuso”. Mientras que los alumnos de la Escuela están en toma y piden protección para testigos.
Desde ayer, la Escuela de Derecho de la Universidad Nacional Andrés Bello se encuentra en toma por decisión de la asamblea de estudiantes que analizó las denuncias.

En medio de la toma que ya se prolonga por dos semanas en la Universidad de Chile, a raíz de la demora en una investigación por acoso en la Facultad de Derecho, ahora se sumó la Universidad Nacional Andrés Bello (UNAB) y el origen se produce en la misma carrera: Derecho. Esta vez se trata de denuncias contra el decano de esa Facultad, Juan David Terrazas, por acoso sexual a una profesora y acoso laboral a su cónyuge; los que aún siguen siendo docentes (por hora) de la casa de estudios.

La UNAB confirmó que como lo establece el protocolo para este tipo de situaciones, “de manera inmediata se dio curso a una investigación sumaria, la cual fue notificada el día martes 8 de mayo al denunciado”.

Faltas “graves”

La institución “rechaza de manera categórica todo tipo de violencia, abuso, acoso, maltrato o discriminación en todas sus formas”, explicó en un comunicado. El mismo señala que la normativa interna para este tipo de situaciones establece que este tipo de faltas “son consideradas graves y es atendiendo a ello que el sumario se realizará con la mayor celeridad, resguardando la reserva correspondiente para garantizar la integridad de los denunciantes y también del denunciado”.

La universidad sostiene que se tomarán las medidas para resguardar el debido proceso, “en especial en lo que se refiere a la relación laboral entre el denunciado y los denunciantes y al resguardo frente a eventuales represalias”.

La denuncia

El comunicado de la UNAB habla de una denuncia “por conductas inapropiadas” de parte del decano. La profesora Sonia Inostroza hizo una presentación en la que sostiene que fue víctima de “acoso sexual”.

Según su testimonio, todo comenzó con miradas inapropiadas y la situación empeoró en el 2016, cuando el decano le ofreció trabajar como secretaria académica de Vespertino en la universidad; período en el cual habría sido víctima de “tocaciones y comentarios desagradables”. La mujer relata que esas situaciones se repetían más seguido, “viéndome obligada a soportar este acoso sexual estando absolutamente impotente, puesto que necesitábamos el trabajo”.

La docente pide investigar, además, acoso laboral por los cambios de horarios en la jornada y labores no correspondientes a sus funciones.

En tanto, su marido, Francisco Samper -quien fue director de la tesis doctoral de Terrazas-, denunció hostigamiento laboral en 2018. “Los acosos hacia mí son de carácter grave y no existe otro fundamento que los intentos de saldar nuestras cuentas pendientes con el decano”, dice.

Samper acusa actitudes “poco éticas” de Terrazas por captarlo a él como prestamista de $50 millones sin autorización de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras; dinero, que según su versión, aún no le termina de pagar.

“El Mercurio” intentó contactar al decano Terrazas, pero no fue posible obtener su versión de los hechos.

Alumnos en asamblea

En una asamblea realizada ayer en la Escuela, los estudiantes decidieron irse a toma. El presidente del centro de alumnos, Glauco Santis, dijo que pidieron la inhabilidad del decano hasta que termine la investigación, y también “inmunidad a los futuros testigos -reserva de identidad- por parte de la secretaría general. Hay personas que no quieren hablar por temor a represalias. Son alumnas y docentes”.

Otros sumarios en la Universidad de Chile

Ayer se conoció otro sumario administrativo por acoso en la U. de Chile contra dos docentes del Departamento de Geología. La investigación concluyó en septiembre del año pasado, y los denunciados apelaron al rector Ennio Vivaldi, quien rechazó el recurso. La contraloría de la casa de estudios tomó razón de la sentencia en marzo y los profesores serían notificados de su destitución.

Fuente: El Mercurio, viernes 11 de mayo de 2018