Articulos / Noticias

Abbott defiende la fiscalía: Cuestiona a parlamentarios, partes policiales y llama al Ejecutivo a actuar con «mayor seriedad»

5 de diciembre 2019

El persecutor nacional reconoció errores durante la crisis, pero aseguró que, como institución, «no estamos dispuestos a aceptar que se nos traspasen responsabilidades que les corresponden a otras autoridades».

Con duras palabras, el fiscal general Jorge Abbott defendió la gestión del Ministerio Público desde el estallido de la crisis social, abordó las críticas realizadas desde distintos sectores, reconoció errores y dificultades al momento de recibir partes policiales.

Los cuestionamientos fueron gatillados con la petición de parte del ente persecutor de una audiencia de salida alternativa para 26 imputados por un saqueo en la comuna de Conchalí.

Desde el Gobierno, la ministra vocera, Karla Rubilar, abordó hoy con Radio Bio-Bío cómo definiría el trabajo del organismo durante la crisis social, a lo que señaló: «Yo creo que la Fiscalía no tiene que defenderse, yo creo que la fiscalía tiene que aprovechar esta oportunidad para ser una mejor fiscalía después de 48 días».

Ante ello, la máxima autoridad del ente persecutor no dudo en contestar: «Pareciera que esa afirmación parte de la base que desde el ministerio del Interior parecieran no haber leído las cifras que hemos entregado. Hemos pasado a audiencia de control de detención a más de 30 mil personas, hemos formalizado a más de 20 mil personas, tenemos más de 2 mil en prisión preventiva».

Y remató: «La evaluación que se hace, o comentario, se hace a partir de la percepción ciudadana y no de los datos objetivos que estamos entregando. Yo llamaría a la autoridad a actuar con mayor seriedad».

El Ejecutivo, sin embargo, no fue el único poder criticado por el fiscal nacional. Y es que Abbott también se refirió a las críticas realizadas por algunos parlamentarios respecto a la forma en que los persecutores llevan a cabo los procesos.

«Yo he escuchado a algunos parlamentarios que indican que el Ministerio Público debería estar presente en los sitios del suceso, ordenando las detenciones de la persona. Eso habla de una ignorancia absoluta de cómo funciona el sistema, los fiscales actúan una vez que se ha cometido el delito y solo concurren al sitio del suceso con el objeto de levantar información o dirigir a la policía especializada», acotó.

«Eso de esperar que los fiscales estén en la Plaza Italia, o de la Dignidad, determinando quién debería ser detenido, es una aspiración que parte de la ignorancia más absoluta de cómo funciona nuestro sistema procesal penal», añadió.

Abbott aprovechó también de responder a quienes han solicitado su renuncia, limitándose a sostener: «La verdad es que ha sido el sino de mi periodo que pidan mi destitución. En consecuencia, nada nuevo bajo el sol».

Partes policiales y errores

El fiscal nacional también se refirió a los procedimientos realizados por las policías, señalando que en más de una oportunidad no se ha podido formalizar de inmediato debido a la calidad de partes que reciben.

«Con las policías tenemos alguna dificultad puesto que los partes que nos llegan tienen una calidad inferior a una situación normal», partió explicando.

Explicó que en casos de partes por manifestaciones masivas, con decenas de aprehendidos, resulta más complicado «el establecer la conducta particular de cada uno, que es lo que nos exige el orden jurisdiccional (…) es muy difícil levantar, sobre todo cuando estas detenciones las realizan FF.EE., personal no especializado».

Aseguró que actualmente se está trabajando con las policías respecto a ello, y añadió: «Muchas veces tomamos la decisión de no formalizar o pasar a audiencia de control de detención cuando la calidad de los partes no es lo suficientemente buena, esperando que luego, dentro del proceso de investigación, podamos levantar una mejor información».

Ya consultado sobre si realiza alguna crítica respecto a la labor de la fiscalía durante la crisis social, Abbott respondió que sí.

«En algunas ocasiones hemos cometido algunas equivocaciones y las hemos reconocido. Por ejemplo, en esto de pedir anticipadamente una audiencia de suspensión condicional cuando en verdad debió haberse solicitado previamente la opinión de los querellantes para tomar esa decisión. Ahí efectivamente cometimos un error», sostuvo.

Y concluyó: «Estamos dispuestos a reconocer nuestros errores, pero lo que no estamos dispuestos es a aceptar que se nos traspasen responsabilidades que les corresponden a otras autoridades».

Fuente: emol.cl